NUESTRA SEDE | Salud Mental | Carpe Diem Comunidad Terapeutica S.A.
NUESTRA SEDE

El proyecto surge de la necesidad de crear un lugar apropiado para acoger el notable incremento de pacientes con adicciones, inserto dentro de la trama urbana que facilite el tratamiento en cualquiera de sus modalidades (internación, hospital de día jornada completa, hospital de día media jornada, hospital de noche y ambulatorio).

Nuestra Sede

Formulamos el proyecto partiendo de la máxima preservación y puesta en valor de la preexistencia en el sitio, una casona histórica con añosa forestación, a la que se le acoplan otros edificios funcionales a la terapia pretendida.
El programa se emplaza, atándose a partir de un eje circulatorio principal. Lo existente y lo propuesto dialogan a través de la cromática y el juego de las escalas. La memoria y la propuesta coexistiendo en el mismo lugar.
Buscamos establecer una arquitectura sustentable y un modelo terapéutico abarcativo.
Desde este lugar, entendimos que la obra debía satisfacer tres expectativas básicas diferentes, además de las arquitectónicas: la económica, la de los pacientes y la del equipo profesional. Resultado de ésto, es que este Centro debía expresarse con su impronta, construirse eficientemente y a costos razonables, ser sustentable, funcional y por sobre todo acogedor y especialmente expresivo de las necesidades de deshabituación de adicciones e integración de los pacientes.

El programa se plasmó en el sitio expresado por la articulación de cinco edificios claramente diferenciados en el uso, vinculados por una circulación central que se va abriendo en distintos espacios, generando el ambiente propicio para el encuentro, la reunión y las terapias programadas.

Funcionalmente se diferenciaron: el ingreso y recepción; el edificio administrativo que se implantó en la casona histórica puesta en valor, el edificio dormitorio desarrollado en cuatro niveles con capacidad suficiente para albergar a sesenta personas y en las plantas superiores, sectores de usos múltiples en la planta de ingreso; otro edificio de áreas recreativas; por último el edificio comedor incluye una cocina totalmente equipada y capacidad para sesenta comensales simultáneos, además de estar preparado el salón para otros usos.

Desde lo arquitectónico está pensado para optimizar los recursos medioambientales con un estudiado desarrollo de las fachadas, donde las formas adoptadas determinan la manera de tratar la acción climática. Con respecto a las personas, está tratado desde la amigabilidad de las escalas de aproximación, como los espacios intermedios y los distintos elementos que separan y se suceden entre los edificios, el agua, las terrazas verdes, los patios secos, el parque, las galerías, componiendo desde la eficiencia energética, el uso racional del espacio, hasta la multiplicidad de usos. Se complementa con áreas recreativas, de labor, terrazas herbáceas y el emplazamiento de una huerta urbana que buscan sumar la arquitectura al proceso de reinserción, de nueva oportunidad para quienes asumen el desafío.